Cuando se trata de ecología, no hay lugar para el error humano

Actualmente, las detecciones de fugas de geomembrana en depósitos, piscinas e incluso lagunas tóxicas todavía se realizan manualmente por técnicos especialmente capacitados.

Si bien los expertos y los técnicos son un activo valioso para cualquier empresa, al final todos somos humanos, lo que también significa que todos somos propensos a cometer errores cuando trabajamos en tareas aburridas, repetitivas y extremadamente detallistas.

Pero, ¿cuáles son exactamente los problemas de confiar en técnicos capacitados para la detección manual de fugas?

Para empezar, hay tres tipos de errores humanos:

  • Resbalones y faltas son interrupciones naturales de atención o protocolo.
    • Incluso el técnico más experimentado puede obviar algo debido al exceso de trabajo, a distracciones o a un cambio de enfoque. Este tipo de error es fácil de imaginar, ya que prácticamente todos hemos entrado alguna vez en una habitación y olvidado por qué entramos.
    • En un entorno industrial, esto puede incluir omitir fallas o fugas debido a distracciones momentáneas, cansancio, presión de tiempo o soñar despierto.
    • Lo más importante es recordar que esto es algo normal, ¡y nadie es inmune a ello! Es completamente natural tener resbalones y faltas e incluso las personas más experimentadas y con mayor práctica son susceptibles. De hecho, cuanto más rutinaria se vuelve una actividad, es probable que se produzcan más deslices y lapsos.
    • Todos estamos de acuerdo que buscar fugas manualmente no es exactamente divertido. Después de cierto tiempo, incluso los técnicos bien capacitados se agotan. De manera realista, no se puede esperar que los técnicos busquen fugas las 24 horas del día, los 7 días de la semana durante años. Todo el mundo necesita descansar.
  • Errores son decisiones que se toman y que luego resultaron ser incorrectas.
    • En un entorno industrial, los estándares y las mejores prácticas pueden cambiar muy rápidamente. Y si los empleados o gerentes se sienten cómodos, volver a capacitarlos se transforma en un desafío (por no mencionar costoso).
    • Después del cáncer y las enfermedades cardíacas, la iatrogenia (errores de los médicos) es la tercera causa de muerte más común en muchos países. Si no podemos confiar plenamente en los expertos nuestras propias vidas, ¿podemos realmente confiarles nuestras plantas y agua?
  • Infracciones – desviaciones deliberadas de las reglas para el funcionamiento seguro del equipo. Las infracciones son el peor de todos los errores porque generalmente se cometen a propósito, ya sea por pereza o malicia.
    • Los técnicos malintencionados pueden ignorar los protocolos de seguridad para ahorrar tiempo.
    • Pueden vender datos a competidores o entidades extranjeras.
    • Podrían ignorar los problemas de seguridad para evitar trabajo adicional.
    • Pueden hacerlo por enfado porque se sienten mal pagados.
    • Podrían ignorar el protocolo porque «tienen una mejor manera de hacerlo».

Para empeorar aún más las cosas, la ineficiencia del uso de mano de obra humana también se traduce en un aumento vertiginoso de los costos recurrentes y expone a industrias enteras a violaciones de la privacidad, así como a posibles multas por parte de los reguladores.

Estos son, por supuesto, los peores escenarios, pero ¿está dispuesto a correr ese riesgo?

Es hora de automatizar la detección de fugas de geomembrana, no solo por el bien del medio ambiente y el agua que bebemos, sino también por el resultado final de su empresa:

  • Los robots nunca duermen ni se aburren de las tareas repetitivas.
  • Los robots acatan muchas órdenes de manera más precisas que los humanos.
  • Los robots son más baratos que nuevas contrataciones.
  • Los robots nunca filtrarán sus datos a terceros.
  • Los robots y drones acuáticos de ELISTECH requieren ningún o solamente un técnico por sitio, y se pueden monitorear de forma remota con un registro completo y verificable de cada fuga.

¿Está interesado en saber más?

Vea nuestro mini-documental y ayúdenos a hacer una gran diferencia.

Zuzana Gregorová

Publicaciones recientes